Los beneficios del Branding en la moda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La moda va más allá de las prendas, al fin y al cabo cómo vestimos es una parte muy importante de nuestra identidad.

¿No te pasa que cuando ves fotos de hace años te miras y dices, madre mía como podía salir así a la calle?

En el fondo siempre somos la misma persona pero tenemos fases en las que nos identificamos con cosas que, a pesar de que nos gustaría olvidar, eran importantes en ese momento.

Como marca tener una identidad clara te dará una ventaja competitiva que no puedes descuidar.

Cuando el producto no es suficiente

Tener un producto de buena calidad y que sea cómodo no es fácil y cuando lo consigues aún te falta darle una vueltecita más.

Promocionar tu producto y ponerlo en un escaparate bonito puede funcionarte durante un tiempo pero no te engañes, los clientes no juzgarán tus productos solo por su precio y su calidad.

Marcas de ropa hay muchas y, a la hora de vestirse, las decisiones de los consumidores se ven muy influenciadas por el status o las preferencias de vida. El éxito de una marca radica en la clase de relación que establece con su destinatario y su nombre en bonito es branding emocional.

Si transmites tu identidad y tus emociones en tus prendas los beneficios llegan solos.

A por los beneficios

No me seas materialista que no todo es vender más. Aunque un poco sí 😉

Hay beneficios claros como el aumento de las ventas pero como nos gusta diseccionar bien los temas para sacarle todo el jugo veamos algunos beneficios que a veces se nos olvidan

Te quiero hoy y para siempre

Toda relación que se aprecie hay que cuidarla y la lealtad del consumidor es algo muy frágil. Un te quiero puntual es muy bonito pero ¿qué pasa cuando te quieren para siempre? 

Que presumen de ti. El boca oreja ha sido siempre un gran aliado de los vendedores, aprovéchalo.

Al tener una identidad clara tus consumidores se identificarán contigo y con tus valores y volverán antes, durante y después de las rebajas. 

Busca una relación que vaya más allá de las rebajas de verano y las de invierno o las campañas de ofertas agresivas. 

Que te quieran por cómo eres y no porque estés en oferta.

El poliamor en la ropa

No tienes porqué gustarle a todos, el poliamor puede parecer interesante pero si quieres abarcar demasiado puede que pierdas el foco y acabes transmitiendo una identidad confusa que se desvanezca en el mar de marcas y prendas que ya hay en el mercado.

No tengas miedo a declarar tu amor a un grupo concreto, la segmentación será clave a la hora de marcar precios y de seguir las tendencias que estén en línea con tu identidad.

El mass market es el rey del poliamor porque dispara a todo, pero si te quieres de verdad que no te asuste dirigirte a aquellos clientes que realmente valorarán tus prendas.

La coherencia como guía

Si tienes una identidad de marca clara te servirá como guía a la hora de preparar las nuevas colecciones y buscar inspiración donde toca.

Te ayudará a evitar arrimarte al sol que más caliente y seguir siéndote fiel a ti mismo. 

Las tendencias pueden ser traicioneras y llevarte a cambios que no respondan a tus valores, no tengas miedo de plantarte y de escoger las tendencias que más te convengan para optimizar tus recursos y no tener a tus diseñadores creando en modo automático.

Ponerte a diseñar a lo loco te puede hacer perder tiempo y recursos.

Ni escatimes ni derroches

Relacionado con los recursos que te permite ahorrar la optimización de tus recursos, llega el beneficio más básico de todos.

Imagínate por un momento un print concreto que hayas desarrollado tu mismo. Si es muy tuyo y te describe a la perfección puedes usarlo en varias prendas o elementos de tu colección reforzando tu marca y ahorrándote dinerillo en desarrollo o compra de nuevos prints.

A veces lo más simple tiene mucha fuerza, ¿Si lees CH qué te viene a la cabeza? ¿o LV?

La confianza es la base de toda relación

Vale, es una frase muy amplia pero a la vez muy real.

Si tus clientes te conocen y te reconocen en tus prendas confiarán en ti y será mucho más fácil tomar la decisión de comprar su siguiente prenda en tu tienda. No olvides que somos animales de grupo, nos gusta hacer piña y formar equipo.

Usa tu identidad como guía y no pierdas el norte que ya está el mundo bastante raruno como para que te bajes de tu propio barco.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin