Cómo escoger la talla de tu bañador y no morir en el intento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contenido

Y se acerca el momento. El de sacar el cuerpo de playa con sus mejores galas.

Como decía en el post de la semana pasada: para tener cuerpo de playa te basta con tener un cuerpo y llevarlo a la playa. 

Pero a no ser que vayas a una playa nudista necesitarás un bañador.

Si la talla puede ser un dilema en la “ropa normal” al hablar de bañadores la cosa se pone peor.

La tela

La mayoría de bañadores (excepto bermudas pero eso lo veremos luego) se fabrican con una tela elástica para que sean más cómodos, resistentes y eficientes a la hora de estar en el agua.

La combinación de tejidos más habitual es 80% Poliamida y 20% Elastán. También se juega con el 90-10 o incluso cambiando la poliamida por el poliéster y así queda un poquito más barato. Pero al fin y al cabo todas las combinaciones nos llevan a un tejido elástico.


La dificultad de cualquier tipo de bañador, bikini, triikini, blablakini… vamos lo que nos ponemos para darnos ese ansiado chapuzón, reside en que no es una prenda que pueda hacer una máquina, es una confección 100% manual

La costura de cada pieza pasa por diferentes manos y máquinas dependiendo de la parte que estemos cosiendo y del tipo de costura que se necesite. 


No os llegáis a imaginar cuántas manos diferentes se necesitan para acabar un bikini.

Las tallas

Mucha gente te dirá que las tallas de los bañadores corresponden a tu talla de pantalón…

Bueno, por decir se pueden decir muchas cosas pero que yo sepa los pantalones no tienen en cuenta la parte superior del cuerpo. Y, además, ¿de qué pantalones estamos hablando? De los que te compras en el Xara, en el Breska, en el mercadillo…

Sí que es verdad que dentro de cada marca concreta de bañadores se hace el mismo escalado entre talla y talla pero el tipo de corte de la prenda, la elasticidad concreta de la tela y hasta el tipo de costura en sus bordes influirá en tu talla.

Y todas estas variables sin entrar a hablar de formas de cuerpo.

Hay marcas que para ayudar a sus clientes te dejan comprar la parte de arriba y la de abajo de manera independiente. Así es más fácil que encuentres el bañador con el que te sientas a gusto y puedas relajarte sin preocupaciones de que una ola se lleve tu parte de abajo o de que los tirantes no te dejen surcos en tus hombros.

Ellos

Foto by Joel Bengs on Unsplash

Ellos no se escapan del dilema.

Hace unos años sólo había dos tipos de bañadores para hombres, aquellos que parecían calzoncillos viejos y los turbo para ir a la piscina (pero que casi nadie se ponía para ir a la playa).

Afortunadamente esto ha cambiado y la moda ha llegado también para ellos. Bermudas, bóxers, slips (los marcopaqueti de toda la vida vamos)… y con ellos diferentes tejidos para ofrecer un rango de posibilidades casi infinito.

En los hombres las tallas suelen ser más estándar, para llamarlas de alguna manera, ya que la mayoría de bañadores siguen las tallas S, M, L y XL.

Aquí también necesitarás tener en cuenta el factor elasticidad a la hora de escoger, puede que un bóxer en poliamida y elastán te quede perfecto en una S pero necesites una M en una bermuda con una combinación de tejidos más rígida.

Una curiosidad interesante es que resulta que el bañador que mejor sienta al 70% de los hombres es el slip… ¿te animas?

¿Y ahora qué?

Me encantaría decirte que hemos encontrado una solución mágica para solucionar todos estos detalles pero me da que aún nos queda un poquito.

Esto no quiere decir que tengas que pasar un calvario para escoger tu ropa de baño y poder olvidarte del mundo tirad@ en la playa, jugando en un río, tirándote en una piscina o con la manguera en el patio.

Lo que vale la pena tener en cuenta es:

  • Coge la prenda en la mano y mira su tamaño. Asi tendrás una idea de si te puede ir bien o no.

  • Puedes ayudarte con tu talla de ropa interior si esa marca en concreto confecciona ambos productos.

  • Prepárate para darte cuenta que dependiendo del tipo de bañador o bikini tu talla puede cambiar

  • Piensa en para qué lo quieres, no es lo mismo estar tirada en la playa que hacer barranquismo

  • Y sí, las bermudas surferas molan mucho pero suelen tallar un tanto pequeño (a no ser que la marca sea americana que entonces mejor cúrate en salud que son muy grandes por allí)

Conclusión

Escoge el diseño que más te guste o que mejor vaya con tu plan veraniego y entra en modo zen. No creas que las tallas están para fastidiarte o que la indústria de la moda te odia. Simplemente el bañador es una prenda muy complicada de fabricar y con unas características que hace que sea aún más complicado acertar o estandarizar las tallas.

Pero lo más importante:

Una talla no te define, no dejes que lo haga. No dejes que te condicione a la hora de disfrutar de este verano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin