Da la talla con tus regalos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contenido

Aunque ya nos hemos librado de Navidades y Fin de año estamos en esa semana extraña en la que sabemos que se acercan los Reyes y, como cada año, nos quedan regalos por comprar.

En unas fiestas marcadas por los toques de queda y las restricciones hemos matado las horas muertas online comprando. Hay que decir que, a pesar de que este año han cambiado muchísimas cosas, el top 3 de regalos (para adultos) sigue siendo el de siempre: Ropa, Zapatos y Perfumes.

Lo más difícil de regalar ropa es la talla, siempre lo ha sido pero esto también ha cambiado.

El cambiar se va a acabar

Abres el paquete y ahí está, ese jersey que tanto querías, te lo pruebas y… te cuelga por todas partes.

Obviando el momento de depresión momentánea al pensar que tus familiares te ven más gord@ de lo que eres, te va a tocar cambiar tu regalo antes de estrenarlo.

Cambiarlo justo cuando empiezan las rebajas con sus colas, falta de tallas, aglomeraciones y caos absoluto. Es cierto que, con un poco de suerte, un jersey se convierte en 2 gracias a las ofertas pero, ¿vale la pena pagar el precio de las colas?

La buena noticia es que podemos evitar todas esas molestias y dolores de cabeza.

Las compras online se han disparado y es el momento de erradicar los cambios. Da igual si te queda grande o pequeño, el mal sabor de boca te puede arruinar el roscón de reyes y no te lo mereces.

¿Qué hace un recomendador de tallas?

El nombre lo dice todo pero lo más importante es todo el trabajo que hay detrás. Aquí no hay bolas mágicas ven más allá del espacio tiepo y te revelan qué talla necesitas.

Un buen recomendador de tallas va mucho más allá.

Estudiando los patrones

Todo empieza estudiando los patrones y cómo quedan en diferentes personas para extraer todos los datos necesarios para que la herramienta piense por ti.

Los patrones son todo un arte, es la magia de convertir algo bidimensional en algo tridimensional y que nos quede bien teniendo en cuenta el tipo de tejido y su gramaje para asegurar un fit perfecto.

Lo que marca la diferencia es que el patrón de un mismo modelo puede verse ligeramente alterado dependiendo del tipo de tejido que se usa así que este estudio es extremadamente minucioso.

Extrayendo los datos

Una vez se han analizado los patrones y sabemos cómo quedan las prendas acabadas en personas reales (sí como tu y como yo vamos, nada de modelos de alta costura) es el momento de extraer los datos para que el algoritmo haga su magia.

Nuestra Brand Manager Bea lo supervisa todo al milímetro y la magia de la recomendación de talla basada en datos reales y mucho trabajo empieza a fluir.

La información es poder

Todos sabemos que la información es poder pero si tenemos que rellenar 200 campos para saber qué talla comprar lo más probable es que nos acabemos cansando y vayamos a por lo mismo de siempre.

Como no, en el equilibrio está el truco.

Al haber estudiado en detalle los patrones y los modelos nos basta con saber la edad, la altura, el peso, el género y el fit para recomendar una talla.

Sí, a veces no nos gusta compartir nuestro peso con los demás pero ya sabes que te pongas como te pongas el peso no decide tu talla, o no solo el peso 😉.

Bonus extra

No es solo que con un recomendador bien afilado darás la talla en tus regalos de Navidad, Reyes, Cumpleaños… o lo que sea.

Si tienes tu propia marca de ropa y estás planteándote la opción del recomendador de tallas hay beneficios extras en los que quizás no habías caído:

    • Mejora de los ratios de conversión de un 50%
    • Controla el impacto de la recomendación de talla en tus ventas (que ese 50% no nos lo hemos sacado de la manga)
    • Optimiza tus estrategias de marketing gracias a la información demográfica: quién, dónde y cuándo interactua con tus productos.
    • Ajusta el mix de tallas que necesitas online. Si nadie quiere la XXXXS, ¿para qué la fabricas?
    • Diseña productos que se adapten mejor al cuerpo de tus clintes usando datos antropométricos de los de verdad.

Ponte el traje de Rey Mago y que la mirra, el oro y el incienso inspiren a tus clientes para dar la talla en sus regalos y ahorrarte a ti y a sus destinatarios el dolor de cabeza de tener que cambiarlos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin