Las emociones de la moda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
emocionar con la moda

Table of Contents

Ai la moda. Si acertamos nos alegra y nos da un subidón, pero, a veces, nos desespera y nos vuelve un poco loquitos.

¿Por qué?

Porque ha olvidado su papel.

Tras años de corre corre, de fast, de ultra fast, de produce más que ese lo hace y le funciona, que si llegan de fuera y nos plantan un terremoto… nos hemos centrado tanto en mirar a los demás que nos hemos olvidado de lo importante.

Tu ADN. La esencia de tu marca, de tus prendas, aquello que te hace diferente y te emociona.

Marcella Wartenbergh dijo algo muy real en el Barcelona Fashion Summit: La moda es algo muy de humanos. 

So true.

No es una primera necesidad, pero nos emociona. Es capaz de animarnos cuando estamos tristes, nos acompaña en las celebraciones, pero también nos puede entristecer. 

Por las prisas de querer hacer cada vez más, hemos perdido de vista a los consumidores, a esos cuerpecitos que habitan tus prendas y que tendrían que ser los que mandan.

Ni proveedores, ni competidores ni nadie más. Los que se identifican con tu identidad de marca tendrían que ser el centro de tu atención para emocionarles con cada prenda.

¿Cómo emocionamos con la moda?

emocionarse con la moda

Volviendo a poner el corazón en las colecciones. No te dejes llevar por los demás y párate un segundito a pensar. 

Producir a lo loco por intentar agradar a todo el mundo no te llevará a ningún sitio y acabarás con el marrón de excedentes por todas partes generando tensión en tu cadena de suministro, en tus arcas y rebosando por todos los poros.

Vuelve a diseñar con el corazón. 

Si tú te emocionas con tu colección conseguirás transmitir esa sensación a tus compradores. Y cuando le pones un toque de sostenibilidad a esa emoción, habrás dado pasos de gigante para acercarte a tus clientes.

Se acabó la ecuación prenda = commodity. Creatividad y emociones para todos los gustos.

¿Cuál es la misión de la moda?

La moda puede jugar un papel diferente en cada persona y en cada momento. 

Un día nos sube la moral, otro día nos acompaña para darlo todo y conseguir el reto que nos hemos propuesto, otro día… bueno hay días en los que “simplemente” nos evita pasar frío.

Jaume Miquel dijo: La misión de la moda es ayudar a expresar la propia individualidad en un mundo globalizado.

Y eso nos tocó la patata.

Tú eres tú, con todas tus idas y venidas y en lo bueno y en lo malo. Y no es que nos estemos casando contigo, ojito. Pero sí nos comprometemos a poner nuestro granito de arena

Para poder expresarse hay que sentirse bien. Con nada que te tire, que te apriete o que te sobre por ningún sitio.

Tu cuerpo, tu talla. Porque el tamaño sí importa, estamos aquí para que sí aciertes con la talla y compartas emociones (pero de las buenas, ¡eh!)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin