Cuando las métricas te la liaron o el bot que jugaba al escondite

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contenido

A veces un carrito abandonado esconde más de lo que parece. ¿Conoces a John Smith?

Te contamos su historia

Érase una vez un mundo lleno de métricas, los KPI volaban libres por las tablas de excel y daban grandes alegrías a todos los marketinianos ávidos por analizar el comportamiento de las últimas acciones.

Nuevas métricas aparecían cada día y los excels se iban llenando y llenando porque cuánto más sepas de tu cliente: mejor.

Y entonces llegó él. John Smith.

Le gustaban productos muy diferentes entre ellos, barcos, libros… daba igual, todo le gustaba pero no lo suficiente, era un abandonador nato. Todas sus preferencias acababan siendo olvidadas en un carrito de compra solitario que volvía a casa vacío.

El misterio preocupaba y empezaba a ganar fuerza.

John se atrevía con todo y llegaba a realizar (y abandonar) más de 70 pedidos al día. Los KPI se tiraban de los pelos, los excels no sabían hacia donde mirar y los marketinianos lloraban por las esquinas.

Y entonces una bombilla se iluminó.  

Una plataforma de correo era común en todas las apariciones de John Smith: gmail. Al ir tirando del hilo… Toc toc, quién hay ahí?

John Smith, también conocido como GoogleBot.

En este caso no fue Sherlock Holmes quién descubrió el misterio, fue nada más y nada menos que el Wall Street Journal quién consiguió la confirmación por parte de Google.

No es nuevo que existan bots que comprueben precios y productos pero claro, si se quedan registrados como abandonos del carrito de compras pueden conseguir que te vuelvas loco o que pierdas la fe en las métricas.

El abandono del carrito de compras

Ya hemos visto en este post que según Statista la tasa de abandonos del carrito de compras a nivel mundial rozó el 70% en 2019 y ha variado muy poco en los últimos 10 años.

Poder entender qué pasa en el instante en el que tu cliente duda y deja de comprar es la quimera del ecommerce.

¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?

Lo que está claro es que hay una lista de razones más comunes por las que la gente abandona el carrito de compra y SEMrush ha hecho un post muy interesante con los detalles.

Se me ocurren dos razones más por las que se abandona el carrito pero que no nos atrevemos a reconocer (o no teníamos la opción en la encuesta…)

  • Tengo la tarjeta lejos de la mano, no hay opción de pago sin tarjeta y estoy demasiado cómodo en el sofá para levantarme a cogerla.
  • Estoy buscando el producto en otras páginas hasta que encuentre la mejor combinación precio-gastos de entrega – tiempos de entrega

¿Me equivoco o soy la única en busca del magic combo?

Las métricas y las quimeras

Hay varias metricas que pueden ayudarte pero tener un bot travieso que te las emmarraña no ayuda.

Google ya se ha comprometido a buscar una solución para que la actividad del bot no se contabilice como abandonos del carrito de compras pero esto puede abrir varios debates.

  • ¿Cómo puede ser que un gigante como Google pueda liarla tan parda e intentar hacer como quien no quiere la cosa hasta que le pillan con las manos en la masa?
  • ¿Cómo es posible que las métricas puedan volvernos locos y alejarnos de la realidad?
  • La importancia de medir lo que necesitamos saber y no empezar a medir a destajo

 

Una cosa está clara, hay que intentar mantener siempre los pies en el suelo.

Si un tal John Smith, que sería el equivalente español de Perico de los Palotes, deja varias transacciones a medias el mismo día o el mismo mes y encima detectamos a varios johnsmith@…  está claro que algo huele raro



Un poco de sentido común y mirar las métricas con perspectiva te va a evitar muchos dolores de cabeza.

Los que han sufrido la visita de Johnny (ya es colega a estas alturas) sabían que algo raro estaba pasando pero necesitaban la confirmación final de que no se estaban volviendo locos.

No amigos, no os estábais volviendo locos, sólo era el big brother, ai perdón, Google, que estaba haciendo pruebas…

Y así es como los kpi, los excel y los marketinianos volvieron a respirar tranquilos, a medir las visitas y los abandonos con tranquilidad y a transitar tranquilamente por su mundo mágico.

No te dejes engañar por las métricas del abandono de tu carrito, puede que haya intrusos que hichen tus números.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin