Las temporadas han pasado de moda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contenido

Las temporadas en la moda han muerto. Bueno, las hemos matado.

¿Conoces la frase: y gastaron el amor de tanto usarlo? Pues lo hemos conseguido. Con tanto lío de colecciones, de temporadas, de pretemporadas, de cápsulas… nos hemos cargado las temporadas.

Y no lo decimos solo nosotros, los grandes de la moda se han dado cuenta y se están bajando de la rueda descontrolada y sin rumbo en la que hemos convertido la moda.

Como siempre, todo tiene un principio.

Un breve repaso a la historia

La historia de la moda es extremadamente interesante y no da para un solo post pero desde nuestra alma analítica de recomendadores de talla hemos hecho un repaso para ir al grano, pero muy al grano.

La gente se vestía, llegaron guerras, pasaron cosas y de golpe, en 1858, Charles Frederick Worth se convirtió sin saberlo en el padre de las colecciones al abrir una tienda en París y enseñar sus nuevas creaciones a una determinada clientela. Esas creaciones no eran nada más y nada menos que colecciones.

Y llegó la Haute Couture. El nombre ya es suficientemente descriptivo pero para que lo entendamos del todo se trata de prendas realizadas a mano, de manera única y que se presentan en colecciones de mínimo 25 looks.

Pasaron los años, otras guerras y, en la época de postguerra, la gente no estaba para alta costura o para hacerse prendas a medida así que Pierre Cardin ideó un sistema para crear prendas más prácticas y accesibles para la poblaciçon en general al que llamaron Pret a porter.

De a poquito se nos fue yendo de las manos, entraron en escena las semanas de la moda, nos picó el bicho del consumismo y pasamos de englobar las colecciones en dos temporadas, otoño/invierno y primavera/verano, a la locura que hay ahora.

Temporadas o Colecciones

En un principio había 2 temporadas en las que se presentaba una colección de hombre y una de mujer. Al ir pasando el tiempo y sumarle mil cosas nos hemos hecho un lío y las palabras temporada y colección se han convertido en falsos sinónimos.

Las líneas que separaban conceptos se han emborronado al crear tantas opciones y puede que sea bueno ver un poco dónde estamos.

Primavera/verano - Otoño/invierno

Aquí no hay mucho misterio, se estudian colecciones adecuadas a la temperatura y a lo que pasa en cada una de estas dos temporadas.

A pesar de que estén muy definidas no quiere decir que no tengan sus muchas complicaciones. El carácter nos cambia según el tiempo que haga fuera y al mirar hacia la internacionalización hay que recordar que hemisferio norte y hemisferio sur van al revés.

Nadie dijo que la logística de la moda fuera fácil.

Crucero / Resort / Prefall

Las ponemos todas juntas porque al fin y al cabo son lo mismo. 

Nacieron a finales de los años 80 para cubrir las necesidades de ciertas personas que en invierno se iban de crucero a zonas más cálidas y necesitaban trapitos que fueran a juego pero que no conseguían encontrar en las tiendas (Por no decir los que en verano se iban al otro hemisferio a disfrutar de la nieve).

Las colecciones de las temporadas Resort o Cruise suelen llegar a las tiendas europeas a finales de octubre y las Pre-Fall entre mayo y julio. 

Si las sumamos a las colecciones te «temporadas normales», es un no parar.

Cápsulas

Las cápsulas son colaboraciones o pequeñas colecciones de prendas para tener algún lanzamiento entre temporadas que busquen reactivar el interés de los consumidores. 

En este caso sí hablamos de colección más que de temporada porque no depende de un momento concreto en el año, puede lanzarse en cualquier momento según los acuerdos de colaboración, promociones o necesidades comerciales.

El fast fashion ha llevado este concepto al extremo para generar un contínuo de llegadas de nuevas prendas para cambiar constantemente el look de la tienda.

La temporada ha muerto

Cuando pasas de 2 a un número que se multiplica cada año, llega un punto que el concepto se agota a sí mismo y ha tenido que llegar una pandemia para darnos un toque de realidad.

Se nos había ido de las manos y aunque ya había muchas marcas sostenibles que promovían un consumo y unos procesos más sostenibles no nos acabábamos de dar cuenta del todo.

Y ojito, es que lo dice nada más ni nada menos que Giorgio Armani:

El momento que atravesamos es turbulento, pero nos ofrece la ocasión única de arreglar lo que no funciona, de suprimir lo superfluo, de recuperar una dimensión más humana.

No es la única marca que se ha pronunciado sobre este tema, Gucci ya ha anunciado que volverá a las dos colecciones anuales y que se aleja del criterio estacional de los cinco shows al año.

Alessandro Michele lo anunció de manera muy contundente y por instagram refiriéndose a la clasificación de temporadas de primavera/verano, otoño/invierno, crucero, pre-primavera y pre-otoño como:

Son palabras rancias y desnutridas. La ropa debería tener una vida más larga que la que le atribuyen esas palabras.

¿De quién fue la culpa?

No es bueno limitarse a buscar un culpable porque entraríamos en un debate sin fin. Al fin y al cabo la industria de la moda se ha subido a una especie de bola de nieve de temporadas que se ha ido haciendo cada vez más grande y que se había descontrolado ligeramente (o no tan ligeramente).

Es posible que las semanas de la moda no ayudaran a pararla y que, incluso, la aceleraran. París, Milán, Nueva York… todas ellas tenían sentido al tener 2 temporadas pero al ir sumando nuevas citas en el calendario el ritmo era frenético y nadie quería perderse un buen desfile.

No es que nos coja el complejo de Pepito Grillo pero es que no se pueden hacer las cosas a lo loco y sin pensar. Es como diseñar una coleccion sin coherencia de tallas, o no tener un buen recomendador de tallas en tu tienda online… así no se puede 😉

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin