Y tú ¿ya sabes cómo medirte?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contenido

La tecnología es genial e implementar un recomendador de tallas en tu tienda online reducirá las devoluciones, mejorará tu conversión, podrás fardar delante de tu competencia…Es maravilloso, todo precioso y divinisimo de la muerte pero hay un detallito de nada a valorar.

¿Qué pasa si la gente no sabe medirse?

No es que en el cole te enseñen a medirte entre la clase de plástica y la de matemáticas que digamos. Que, a ver, todos hemos jugado a los médicos pero no es exactamente lo mismo.

Si tienes que medirte hazlo bien, que así a lo loco no te va a servir de mucho.

Cómo y con qué tienes que medirte

Lo primero es saber con qué medirte, no se vale coger cualquier cosa y enrollartela al cuerpo como si fueras una salchichita. Necesitarás una cinta métrica de costurera que son flexibles y se adaptan a los contornos de tu cuerpo.

No hagas inventos raros y cómprate una, que en cualquier tienda “todo a 100” son baratas y encontrarás de todos los colores.

Ahora que ya tienes la cinta métrica estás listo para empezar a medirte y para eso lo mejor es que te quites la ropa.

Depende de lo que lleves puesto las medidas pueden alterarse y 1 simple centímetro puede marcar, y mucho, la diferencia a la hora de recomendarte una talla. 

No seas tímido que esto ¡queda entre el espejo y tú!

Cuando te coloques la cinta métrica alrededor del cuerpo hazlo con cariño, no te apretes por aquello de querer una talla menos porque cuando te lleguen los pantalones lucirás muffins (piensa en un muffin 🧁 y sabrás por donde voy). 

La cinta no tiene que estar ni muy apretada ni muy holgada, piensa en ella como en una segunda piel y si puedes desplazarla lateralmente sin rebañarte la piel es que lo estás haciendo bien.

Ni que decir que para medirte tienes que estar de pie y en una posición natural, déjate de contorsionismos y no estés tieso como un palo.

¿Qué te mides? Ellos y ellas, juntos pero no revueltos

A pesar de que en le cuerpo de la mujer hay que tener en cuenta una medida más, la manera de tomar las medidas o los puntos exactos por donde medir sí que coinciden tanto en hombres como en mujeres.

Pecho: Hay que medirlo por la parte más prominente que, normalmente, estará a la altura del pezón tanto en hombres como mujeres. En el caso de las mujeres es muy importante hacerlo sin ropa interior, no es lo mismo llevar un push up con 5cm de relleno que un sujetador normal, por no decir que a los 20 tu cuerpo le gana el pulso a la gravedad pero puede que tu cuerpo cambie ligeramente con el tiempo y hay que medir donde toca.

Cintura: Coloca la cinta en la parte más estrecha que suele estar a la altura del ombligo. En caso de tener sobrepeso habría que medir por debajo de la barriga para acertar con la talla.

Cadera: Por la parte más ancha. Tiene su lógica ¿no?

Dato importante: contorno y volumen no son lo mismo

El contorno es la medida en un punto concreto y el volumen lo conforma la suma de la secuencia de muchos contornos.

Estas tres medidas son las medidas primarias y las necesitamos para confeccionar cualquier tipo de patrón. El resto de medidas se pueden extraer con fórmulas y valores fijos.

En el patronaje a medida se toman muchas más medidas que en el patronaje industrial y es cuando aparece nuestro amigo Drop.

Drop... ¿Lo cualo?

En sastrería se miden muchos más puntos de tu cuerpo ya que en este caso sí es la talla la que se adapta al cuerpo. Las diferentes tallas se basan en medidas anatómicas de contornos y la diferencia entre ellas se conoce con el término de DROP.

Drop es un anglicismo que quiere decir gota o caída aunque en este caso concreto nos interesa más la parte de la caída, aún teniendo una palabra clara en español suele usarse el término anglosajón porque en inglés todo suena más cool (guay para los amigos).

La explicación técnica que nos da Seampedia es que con el valor dado al drop podemso representar los diferentes morfotipos de hombre y mujer.

El mundo ideal

En el mundo ideal todos tendríamos a una super experta en patronaje como nuestra Bea que nos ayude a medirnos y a investigar en lo más profundo de las tallas, gracias a ella te hemos podido contar los detalles de cómo tomarte las medidas.

Dentro de las tallas hay dos grandes grupos: numéricas y S-M-L así que le hemos preguntado a Bea cuál cree que es el método más adecuado y que puede adaptarse mejor a los cuerpos y nos ha dicho que:

La numérica me gusta porque se basa en contornos.

Pero mi sueño sería que esa fuera la base de partida de la talla de cada uno, que se pudiera ajustar durante el proceso de corte para que encajara con cada cuerpo.

Así que si pudiera elegir una nomenclatura escogería la de sastrería tradicional + “un apellido” (el apellido aún por definir)

Bea dixit

En el imaginario colectivo el 90-60-90 es la combinación perfecta de medidas para una mujer. Pero eso de medidas perfectas no acaba de ser del todo cierto y la semana que viene os contamos por qué.

Los achuchones nos gustan a todos pero cuando te tomes las medidas no te vengas arriba, la cinturita de avispa nos gusta a todos pero respirar también es importante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin