Te pongas como te pongas el peso no decide tu talla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contenido

Esto no quiere decir que tengas barra libre de chocolate que te vemos venir. El post de hoy va de engaños y de matices.

De la mítica serie del huevo o la gallina y de si adaptamos el cuerpo a la talla o la talla al cuerpo llega:

El músculo pesa más que la grasa. 

Disponible en los mejores cines a partir de ya mismo y como ya sabes que nos gusta demembrar los temas, ahí vamos con un poco de detalle.

El IMC nos engaña

Empecemos por identificar bien a este pequeño mentiroso culpable de muchas desilusiones.

El índice de masa corporal (IMC) es una razón matemática que asocia la masa y la talla de un individuo, ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se conoce como índice de Quetelet.

Wikipedia dixit

Se calcula dividiendo el peso en Kg entre la estatura al cuadrado pero no te preocupes, hay mil páginas web que lo hacen por ti sin que te tenga que salir humo de las orejas.

Con esta tabla podemos saber si somos obesos o no siguiendo unos valores preestablecidos.

Preestablecidos… ai como nos chirría siempre esta palabra, ¿a ti no?

Pues eso, se supone que estos valores son capaces de decidir si cualquier persona en cualquier parte del mundo está obesa o no según su peso y su altura. 

Pero ¿qué pasa con el deporte y los músculos?

Cuánto afecta el músculo a tu peso

La excusa de que el músculo pesa más la hemos usado todos y nos hemos quedado tan anchos, pero si lo piensas un poco no tiene sentido. 1 Kg es un kg ya sea de grasa, de músculo, de palomitas o de verdura.

Lo que sí es cierto es que ocupa menos. Las fibras que componen los músculos son más finas y están más “apretaditas” que el tejido adiposo (o sea, la chichilla). 

Cuando haces deporte con regularidad tu tono muscular mejora y, aunque no hace falta tener una tableta de chocolate digna del mejor surfista, si ganas masa muscular tu peso puede aumentar.

Por eso una persona que tenga más músculos que grasa estará más estilizada (que no quiere decir delgada) pero puede pesar más que otra persona más… algo más…. estilo protagonistas de la película Wall-E.

El músculo, el volumen y la talla

Pues sí queridos amigos, el músculo sí te llevará a un inexorable cambio de talla pero no por tu peso, el cambio vendrá por el volumen.

¡Que bien si hago deporte bajaré una talla!… Otra mentira.

Al cambiar grasa por músculo tu cuerpo cambiará y aunque hayas mantenido las cañitas y los helados a raya puede que subas de talla.

Tenemos una manera muy rara de usar la palabra engordar y queremos que quede claro que aumentar de peso o de volumen por hacer ejercicio no quiere decir ni engordar ni que sí o sí vayas a subir de talla.

¿Has visto las piernas de un ciclista? Son un claro ejemplo del volumen que te puede dar el deporte y está claro que no debe ser fácil encontrar tallas de pantalón que se lleven bien tanto con sus cinturas como con sus muslos.

Estamos acostumbrados a medirlo todo y a creer que un número es mejor que otro, lo que hemos visto hoy demuestra que no tiene porqué ser así y que un cuerpo estilizado y musculoso puede pesar más que uno más estilo Botticelli.

Es gracioso como, a pesar de que todas las tallas se miden en cm y no en Kg, lo que más nos obsesiona es el número que nos da la báscula y no los cm del metro… 

¿Será que no sabemos medirnos🤔

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin