Unifica patrones y optimiza recursos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La semana pasada Antonio nos contaba como a veces su mujer se ponía sus chaquetas y que más o menos le quedaban bien porque tienen una estatura parecida pero, a pesar de que la moda unisex está pisando fuerte, en los trajes hechos a medida no acaba de funcionar. La razón es muy sencilla, si está hecho a tu medida es tuyo y de nadie más.

Tras sus años de experiencia tiene claro que arreglar algo mal hecho es más difícil que hacerlo de nuevo así que lo suyo es ponerse las pilas y plantear las colecciones con pies y cabeza desde un principio evitando que los clientes tengan la tentación de hacer algún que otro arreglillo si no aciertan con la talla.

Patrones, fittings y tejidos

Cuando hablamos acerca de cómo se hace la ropa vimos que los patrones son la esencia de tu colección, el mapa que la guiará y que le dará sentido una vez se corten los tejidos para sacar las primeras muestras.

Si pasamos la película a velocidad rápida nos encontramos con las prendas montadas y listas para el fitting y empezar a trabajar las tallas. Alfiler en mano se rectifican todos los detalles para que el mapa en dos dimensiones se convierta en una prenda que se ajuste a un cuerpo tridimensional.

Cada modelo necesitará su escalado de tallas, montadito, cosidito y listo para probar en cuerpos reales para volver a sacar los alfileres. No sé si habrás estado en una sesión de fitting de tus diseñadores pero te aseguro que la concentración y el trabajo bien hecho llevan su tiempo. No es algo que se pueda ni pasar por alto ni hacer rápido.

Y no mejora.

No, resulta que el tejido influye muchísimo en cómo queda la prenda así que si un modelo tiene dos estampados con una base de tejido muy diferente necesitará un nuevo set de tallas y un nuevo día rodeado de modelos y alfileres.

Tiene que haber una manera más fácil de crear una colección… 

¿Te has planteado unificar patrones?

Unificar siempre quiere decir único

Ojito con confundirse, unificar patrones no quiere decir ni lanzarse directamente a la talla única ni reducir tu colección aun solo patrón por y para todo.

¿Qué es la talla única?

Todos nos hemos encontrado con alguna que otra prenda de talla única y se plantean tres escenarios diferentes: los bajitos parecemos payasos, a los altos parece que se les haya encogido la ropa y a la gente de estatura media le queda, pues eso, medio bien. 

Lo que es interesante es saber dónde nació esto de la talla única y no es que un modista estuviera particularmente perezoso, como todo, tiene su porqué.

El concepto de talla única se heredó de las pasarelas en las que, por cuestiones de practicidad, se buscan modelos con medidas muy parecidas entre ell@s para poder tener una sola talla delas prendas a presentar ahorrando espacio y costes. 

En una pasarela necesitas agilidad y poder intercambiar prendas entre diferentes personas porque nunca sabes lo que puede pasar, pero eso no quiere decir que tengas que aplicar lo mismo a tu colección.

En la unión está la fuerza

Una manera de reducir los esfuerzos y que así te puedas centrar en crear nuevos diseños es precisamente unificar ciertos patrones de la colección. En sí parece una contradicción, pero pequeños cambios de hábitos pueden liberarte un montón de tiempo para dedicarle a la creatividad de tus estampados, colores y texturas.

Unificando patrones y tipos de tejidos (que tengan la misma composición) puedes conseguir infinidad de combinaciones acortando el proceso de fitting. Ojo con pasarse de la raya y acabar teniendo 2 modelos en chorropotocientos colores, que tampoco es eso.

Seguirás necesitando nuevos escalados para composiciones de tejidos diferentes pero le darás una nueva coherencia y fuerza a tus colecciones.

El volverse loco al probarse ropa se va a acabar

¿Te ha pasado alguna vez tener dos tallas diferentes en productos iguales de una misma marca?

Pues eso se puede arreglar afinando los patrones para evitar que tus clientes (y tu recomendador de tallas) pierdan la cabeza.

Cuando unficas patrones también estás unificando tu manera de idear las colecciones, optimizas tiempo y recursos, le echas una mano al planeta al ahorrar en materias primas y además le das coherencia a tu marca. Vamos, que te haces la vida más fácil.

No te estamos diciendo, ni mucho menos, que tengas un solo patrón pero sí que los aproveches mejor. Una vez lo tienes por la mano verás como los cambios y los nuevos modelos empiezan a formar parte de un todo muy coherente que te permite afinar al máximo la recomendación de talla mejorando el servicio.

¿Qué más quieres?

Ahórrate muchos dolores de cabeza y dale un meneo a tus colecciones. Si no sabes por dónde empezar a unificar patrones no te preocupes ¡te echamos una mano!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin